O somos...o mejor no somos nada

Hablaba ayer con una amiga que me contaba emocionada que tenía un nuevo “amigo especial”, con el que estaba saliendo hace unas semanas y que bueno, la estaba pasando delicioso con el tipo. Ella me contaba que inicialmente se están conociendo y después “ella cree” “si resultan las cosas” podrían formalizar la relación. La noté bastante, pero bastante, emocionada con la situación que me alcancé a preocupar, de verdad.

Y mi preocupación vino precisamente, porque por lo general en este tipo de relaciones informales, siempre hay una parte que termina lastimada, una parte que termina involucrándose más de la cuenta, que logra visionar un futuro inexistente. ¿Experiencia propia? Muy seguramente, pero a ver no nos digamos mentiras, siempre suele suceder, es una condición humana natural, meterle el corazón a ciertas cosas, y más nosotras las mujeres, que solemos ser más sentimentales que racionales.

Amigos especiales, es esa relación informal, que dos personas inician (aunque en realidad las cosas simplemente se dan) y comparten, viven, disfrutan, todo aquello que vive una pareja, pero con un énfasis muy especial en la parte sexual: cuando nos vemos, tenemos sexo, compartimos unos cuantos besitos, unos abrazos y adiós. En la calle y para el resto de la gente solo somos buenos amigos, pero por debajo de cuerda, tenemos algo y no tenemos nada.

Sinceramente, para mí ese cuentico de “amigos especiales” es algo de adolescentes, aunque hay gente que se pasa la vida de “amigos especiales” en “amigos especiales”. Si bien es cierto, que durante un momento de la soltería, los amigos especiales pueden ser ese pañito de agua para que la soledad no golpee tan fuerte, la inestabilidad que genera esta tendencia es bastante complicada.

Para los hombres, es lo más rico del mundo, es el tipo de relación perfecta. Tener a una mujer con la que se acuestan ocasionalmente, sin compromiso, sin rollos, sin celos, sin reclamos, y seguir con su vida de solteros como si nada. Para algunas mujeres, puede que también sea ese tipo de relación, sin mayores complicaciones. Pero para la gran mayoría (y lo digo por casos cercanos de amigas y conocidas) ser “amigos especiales” es una etapa de conocimiento en la pareja, pensando siempre en una futura formalización de la relación. “Primero somos amigos especiales, nos conocemos, y si funcionan las cosas, más adelante podemos ser novios formales”, así funciona el cuento en la mente de las mujeres, desafortunadamente para nosotras, pero así es.

Y resulta que la vieja empieza a ponerse celosa porque el sujeto sale con otras mujeres aparte de ella (en esas relaciones de amigos especiales, este tipo de celos no está permitido) y es que bueno, los celos son una vaina jodida y por más que uno los intente controlar, siempre salen a flote. Y empiezan los reclamos (pero qué reclamas, si no tenemos “nada”) y la relación empieza a tornarse oscura. Ya el hombre, se siente presionado, siente que está perdiendo libertad, que no es eso lo que él quiere, a lo que está acostumbrado, y es cuando, decide dar por terminada “esa relación”.

Y ahí la tenemos a ella. Amargada, triste, dolida, desilusionada “porque las cosas no salieron como ella esperaba”. Pero mi niña, si tú sabías que no tenías nada asegurado con ese hombre, estabas simplemente viviendo “momentos” con él, tenías que dedicarte a disfrutar sin esperar nada a cambio, la mente de los hombres no funciona igual a la de nosotras, ellos sí viven el momento y ya, viven el presente sin imaginar un futuro. Tantas veces hemos escuchado esto de amigas, amigos, conocidas, lo hemos leído en libros, escritos, etc. Pero no, por brutas o yo que sé, siempre terminamos repitiendo la misma triste historia, y de esta forma continuarán rompiéndose muchos corazones al tiempo, porque como dicen por ahí “a punta de trancazos, es que se aprende en la vida”, y parece que a nosotras nos gusta que nos den muchas tazas del mismo caldo.

Con esto, no quiero decir que tenga algo en contra de los “amigos especiales”, al contrario, ¡que vivan los amigos especiales! Siempre y cuando las cosas se dejen claras desde el principio y no se juegue con una doble moral, a qué me refiero con esto, señor, señorito, caballero, hombre en general, si usted tiene o quiere tener una “amiguita especial” por favor:

- Deje las cosas claras desde el principio. Por más duro que pueda sonar (pero a las mujeres hay que hablarles así para que entiendan) usted debe decirle a su amiguita cuáles son sus intenciones, en definitiva ponga las cartas sobre la mesa: solo somos amigos pero cuando nos veamos de vez en cuando tendremos sexo, unos cuantos besos y abrazos, una que otra rumbeada y ya. Nada de formalismos, ni de presentar en la casa, ni a los amigos, ni fotos juntos, ni nada. Así ya la chica sabe a qué está expuesta y cómo debe actuar, y lo más importante, a tratar de no meterle corazón a la vaina.

- Ahórrese los detalles. Si bien usted va a ser un caballero con la niña, porque tampoco la va a tratar como un objeto y ya, por favor, por lo que más quiera no la llame al celular y hable con ella por mucho tiempo, no le mande mensajes de textos bajándole la luna y con esas palabras bonitas levanta suspiros, no le dedique canciones, no le deje mensajes en su facebook, twitter o cualquier otra red social, en resumen, no le cree falsas ilusiones a la sujeta. ¿Por qué? Porque como les he dicho, las mujeres somos bobas, y esos “detallitos” por muy sencillos e insignificantes que parezcan, a nosotras nos suelen montar en la nube voladora, y es ahí donde se empiezan a confundir las cosas, y ya la chica empieza a pensar en “ayyy el me quiere de verdad, esto tiene futuro, mira que tiene todos esos detalles conmigo, me hace sentir muy especial…” y es cuando viene el mamita mía, el “empelicule” que llaman, y que ya sabemos, por lo general, termina con la estrellada de la susodicha. Mejor dicho amigo hombre, muchas veces ustedes con sus acciones mandan las señales equivocadas, luego no se quejen cuando se les arma la de Troya.

Yo creo que si los hombres siguieran esos consejos, ya las mujeres estaríamos más educadas para asumir una relación de ese tipo. Pero no, hay muchos que no pueden hacer eso porque aducen “tener su corazoncito” y no serían capaces de destaparse de tal forma ante la niña. Yo creo que sería mejor, recibir el golpe de entrada y no de salida.

Y bueno, larga vida para los “amigos especiales”, para aquellos y aquellas que lo disfrutan como es debido, que no se complican la vida con formalismos y esas cosas, que disfrutan el presente como lo único que tienen. Habrá quienes de pronto nos arriesguemos una vez más a tratar de tener un “amigo especial” y ya, y otros que simplemente repetirán “o somos, o mejor no somos nada”.

P.D.: Éxitos a mi amiga (ella sabe quién es) con su “amigo especial”. Y que gracias por inspirarme a escribir este post. Espero que le sirva de algo. ;)

Comentarios

  1. Buen post mi vida y muy realista, aunque yo si soy mas partidario del es o no es, o es blanco o es negro nada de grises, para esos grises me voy a una disco me levanto la de turno y listo.

    ResponderEliminar
  2. Aparte de la canción tan espantosa que pones al final, hay que decir que este post muestra mucho de lo que realmente creen muchas mujeres y explica porque las relaciones hoy en día realmente no funcionan.

    En realidad el problema es de lado y lado, del hombre que busca sexo y cero compromisos, y de la mujer que en realidad responde a su instinto social y antropológico de buscar protección en un hombre.

    Pero de verdad el problema esta en etiquetar el asunto y encasillarse en la forma y no en el fondo. Una relación es una relación, como se le quiera ver, el hombre miente porque la mujer se lo exige, porque ella quiere que se le de amor y el hombre quiere que le den sexo, entonces se meten en el rollo de mentiras que el tiene que decir y ella quiere creer... hasta que el espiral se retuerce tanto y se revienta.

    Aunque pensar que un hombre busca es sexo y cero compromisos es simplificar tanto el asunto como pensar que las mujeres solo buscan un marido.

    Lo cierto es que las relaciones hay que asumirlas sin etiquetas y estar conscientes que el verdadero compromiso es el que se hace de corazón, sin obligaciones y ataduras, porque es que la fidelidad y el amor se alcanza cuando menos consciente eres de ello.

    ResponderEliminar
  3. Para mi las mujeres son muy chistosas cuando se ponen en ese plan de "seamos amigos especiales" y luego le dicen a uno: "ay pero no puedes salir con otra persona, ni comerte a otra"

    Siempre pienso, cual es la gracia?? Eso es como ser novio sin las ventajas de serlo, con todas las desventajas de serlo. Ese compromiso de exclusividad ya es un noviazgo, no? Y no es que no quiera noviazgo, o que solo quiera amigos especiales, sólo que las cosas hay que llamarlas como son y no enredarlas pensando en lo que podrían ser.

    ResponderEliminar
  4. llamame ronal 3103513708

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

¡NO a la lluvia de sobres!