El amor dura 27 planos...


Peleando con You Tube que por “mantenimiento” no me dejaba subir mis videos del proyecto Cartagena 365, pues decidí aprovechar el desvelo al que ya me acostumbré definitivamente, y ver algunos cortos. Y me encontré con uno que desde que vi el nombre, llamó mi atención: EL AMOR DURA 27 PLANOS, un magnífico cortometraje codirigido por Diego Pérez e Ignacio Bernal.

A medida que avanzaba, iba sintiendo algo en mi pecho, me sentía identificada con lo que allí se decía y proyectaba. Tengo que decirlo: ME IMPACTÓ mucho este corto. Tal vez porque me sentí reflejada en él, sentí que esa misma historia, esa secuencia de planos, la he vivido en mi propia vida.

Duele aceptarlo pero es así. Algo que empieza de una manera tan linda, tan bonita, con mucho amor fluyendo entre dos personas, una mutua entrega, deseo incontenible, caricias que no se pueden guardar, besos eternos, a medida que va pasando el tiempo, por razones que muchas veces ignoramos, que no comprendemos, por miedos a entregarnos completamente, por miles de circunstancias que ahora no se me vienen a la cabeza, va perdiendo ese calor, ese esplendor inicial que alumbraba esa relación; todo se va volviendo frío, se cae en la monotonía, estamos juntos pero sin estarlos, las caricias y los besos terminan casi que extintos, nos convertimos en otros seres totalmente ajenos y desconocidos a los que inicialmente fuimos, aunque muy en el fondo nos sigamos queriendo, nos sigamos necesitando, pero ya no deseando como antes.
Un te quiero mucho que al principio era sentido sinceramente y respaldado por la cercanía corporal, por las expresiones de afecto tangibles, al final se vuelve una frase de cajón que llega a carecer de todo sentido, cuando ya no puede ser sustentado por nada.

Terminamos alejándonos para no herirnos, para no hacernos daño, aunque en el fondo esa otra persona siempre seguirá siendo especial para nosotros. Una relación que dura 27 planos exactos, ni un plano más, ni un plano menos.

Las cosas no deberían terminar así. Pero, me ha sucedido y aunque duele aceptarlo, hay relaciones que están destinadas a iniciar y terminar de esa forma. Sólo espero que la próxima vez, los planos me duren mucho tiempo más.

Aquí les comparto el corto para que generen sus propias opiniones y conceptos.

Comentarios

  1. juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me tocó postearlo también, porque me impactó mucho!!! Yo sé, soy una copietas. Claro que no me sentí identificada, pero me dejó pensando mucho!!
    Buen post

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué algo que fue tan especial al principio no lo pudo seguir siendo? O_o Cosas de la vida...

    ResponderEliminar
  3. interesante y que mejor plano para verlo donde en realidad nos mostramos como somos ...me gusto muchoooo...es muy ilustrativo!!!!!!!!!! naty

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

¡NO a la lluvia de sobres!

O somos...o mejor no somos nada