Volver a sentir...cosas del corazón


Yo no puedo decir que soy la mujer más afortunada del mundo en cuestiones de amor. Muchos se sorprenden cuando digo que “más salada que yo en asuntos del corazón” no creo que exista. Aunque no me considero la última Coca Cola de la tierra, reconozco humildemente que tengo cierta gracia y atractivo, que bien me lo recuerdan los hombres en las calles, cuando sin medir sus comentarios, me “piropean” de todas las formas habidas y por haber, pero que para mí no es sinónimo de éxito rotundo y mucho menos en el amor; bastantes mujeres bonitas, mamacitas, divinas, que conozco, se la pasan solteras o son dejadas/cambiadas por sus parejas.

Y bueno, ciertamente, resulta que yo soy la mujer más sentimental del mundo. Esa sensibilidad característica de los Piscis, pareciera que en mí logra su máxima expresión. Soy de las que llora por todo: viendo un noticiero, porque una amiga consiguió trabajo, porque otra tuvo su primer bebé, porque a ella le partieron el corazón, porque un amigo se accidentó, porque sí, porque no, porque tengo hambre, porque tengo frío, porque necesito un abrazo, porque me haces falta…

Sí, no en vano me dicen mis amigos la “full pechichona”, y es que de verdad, lo reconozco, me paso de consentida. Demando mucha atención y eso es malo, porque puedo llegar a sentirme muy deprimida, por cuestiones tan simple como que no me respondió un mensaje o no se acordaron de mí en todo el día…

Y bueno, siguiendo con lo que les decía al principio, de que soy muy de malas en el amor, pues sí, estoy a punto de hacerme algún baño de azúcar con chocolate, vainilla y fresas para alejar las malas energías y atraer por fin “las mieles del amor”jajaja y es ¡en serio! No hablaré de las experiencias pasadas, porque precisamente para mí “el pasado, es pasado”. Solo diré, que si me pidieran dibujar el estado actual de mi corazón, de seguro estaría lleno de curitas y cicatrices, algunas muy profundas, otras pequeñas que no se notan casi.



Y precisamente, el dolor que me han causado ha sido tan grande, que confieso me ha dado miedo, pero un miedo terrible, volverme a “enamorar”, volver a confiar en alguien, volver a creer en las “buenas intenciones” de otra persona. Es un temor generado de las malas experiencias, un temor que me acompaña y que no me deja querer con libertad, porque siempre en el fondo está ahí escondido ese miedo a ser lastimada nuevamente. Y por eso, me armé de un “falso yo”, un escudo que me muestra como la mujer dura, fuerte y valiente, que no le importa que jueguen con sus sentimientos, que no le mete el corazón a unos cuantos besos, a unas excitantes caricias y que ya no cree en “hacer el amor” sino en el simple sexo…

Una mujer que definitivamente, dista mucho, de la verdadera esencia de Erika Paola. Porque si hay alguien que se declare “cursi”, esa soy yo. Me encanta que me dediquen canciones, que me digan palabras bonitas, que me regalen flores (si son girasoles mucho mejor, mis favoritos), que me inviten a salir, que me abracen a cada rato, que me coman a besos, que miremos juntos un atardecer o un amanecer, que me llamen, que me manden mensajes de textos hermosos, palabras cautivadoras... (suspiro) esa SOY YO…! Y sí, soy una mujer totalmente rosa, que quiere que la vida sea un algodón de azúcar constante, vivir en una burbujita permanente, donde todo sea “peace & love” y la música no deje de sonar, ¡jamás!

En este 2010, uno de mis propósitos es precisamente: VOLVER A SENTIR… Y ese volver a sentir, es sentirme capaz de confiar en una persona, de creerme el cuento nuevamente, de sentir ilusión, de que las mariposas vuelvan a revolotear en mi estómago (hace rato no sucedía), de sentir recuperado lo que había perdido, como quien dice, y aunque suene “cursi”, dejar que el amor me toque nuevamente y volver a sentirlo vivo en mí…

El año pasado, aparecieron personitas en mi vida que me han ayudado con el ejercicio de “volver a sentir”; sin embargo, confieso que me he andado con cuidado por ese mismo temor que estoy tratando de superar, pero que no es malo librarlo del todo, porque ajá, siempre hay que tener algo de la “malicia indígena” para que no le vean la cara de boba a uno…

Confío plenamente, que este 2010 sí será un año bueno para mí en esas cuestiones del corazón, porque la verdad, ya no quiero sufrir más, ¡ME MAMÉ DE ESO! Por eso, sólo le digo al implicado “mi corazón es delicado, tiene que estar muy bien cuidado, trátalo bien si lo has robado, cuídame, quiéreme, bésame, mímame”… y si no va a ser así, mejor que me lo deje quietico, porque otro totazo más y me meto en el convento de las hermanas Clarissas…!



Quiero enamorarme de ti...

Comentarios

  1. Yo también espero untarme de las mieles del amor este año jajaja, pero untarme de verdad, no untarme ahí por dejar de estar solo o algo por el estilo. Yo también soy como todo "old fashioned" y sentimental, será que ya no hay cabida para nosotros en las lindes del amor? jeje, o como lo he dicho "será que el mundo va muy a toda M. (berriondamente rápido) y uno va bien despacito?"...saludos, buen post!

    Juanma es Collective Soul

    "You're coffee brown and bubble gum pink
    And oh I think the shade of you is on the brink
    Of changing all the ways I see the world"
    - Your Every Color -

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Juanma...y roguemos a Dios porque este sea nuestro año en el amor...estoy segura que así será!!! ;)

    ResponderEliminar
  3. me encontré con tu artículo el día que necesitaba estas palabras, te felicito por la sinceridad, y feliz 2011 (un año después)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¡NO a la lluvia de sobres!

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

O somos...o mejor no somos nada