"¡Mi amor, hoy es noche de sólo hombres!"


No soy nadie para juzgar a los demás, ni para condenar sus actos, esto está más que claro. Pero aún así, y después de conocer a los hombres y su cúmulo de “errores humanos” (apenas naturales), me sigo sorprendiendo por las actuaciones de éstos, porque si a las mujeres nos tildan de Steven Spielberg, la estatuilla al mejor actor entraría fuera de concurso por parte de ellos: todos se la merecen. Pero bueno, como les venía diciendo me sigo sorprendiendo y NO debería hacerlo, pero es que a lo mejor en el fondo sigo siendo muy ingenua y me gustaría creer que aún existen hombres fieles, que aman y respetan a sus esposas, que no miran por otros ojos sino por los de ellas, que entienden y aceptan que son de una mujer, así como ellos exigen lo mismo de su cónyuge. Sí claro, que ilusa Érika, me dice la mayoría, y sí, yo lo sé, pero como les digo, por una extraña razón me da por pensar así, a veces, solo a veces…

Toda esta antesala la digo porque hace poco pasé por una situación algo rara e incómoda para mí.
Me llaman ciertos amigos, casados, los más juiciosos ellos, a invitarme a salir, a tomarnos algo y a hablar de todo un poco. Acepto la invitación asumiendo que ellos van con sus respectivas esposas. Me recoge uno de los pocos solteros del grupo y llegamos al sitio del encuentro. Y vaya sorpresa, cuando localizamos la mesa están todos acompañados, peeeeeroooo ¡OH MY GOD! ¡No son sus esposas! Quedé como en shock y me sentí en el lugar equivocado. ¡Un momento! Ellos me estaban convirtiendo en alcahueta de sus fechorías, y lo peor es que yo conozco a sus esposas, pues son amigas mías también. Me senté en la mesa un poco disgustada por la situación y los muy perros proceden a presentarme a sus “amiguitas”, todas unas niñas entre 19-22 años, muy bonitas, encantadoras a simple vista.

Muchas cosas pasaban por mi mente al verlos ahí tan cariñosos con sus amantes, relajados como si nada, como si no tuvieran a nadie esperándolos en su casa. Uno a uno se me acercaba y me decía al oído: “tu no me has visto”. Y yo con unas ganas enormes de sapearlos por cínicos, pero la vida me ha enseñado que esas cuestiones es mejor no involucrarse, pues siempre a la final las parejas terminan reconciliándose y quedas tú como la chismosa del paseo.

El momento cumbre de la noche fue ver cómo llamaban a sus queridas espositas a “marcarle tarjeta” y mientras lo hacían, la mano contraria a la que sostenía el celular metida en la entrepierna o entre las puchecas de la jovencita que lo acompañaba y que no paraba de lamerlo y lengüetearlo todo mientras él decía a quién estaba al otro lado: “te amo mi amor, tranquila, prometo que no llegaré muy tarde”.

Yo sólo pensaba: ¡Ay Dios! Cuando me case yo también seré de esas esposas a las que marcarán tarjeta y me comeré el cuento que mi esposito solo está pasando un rato agradable con sus amigos y ya, porque ellos también necesitan su espacio, su libertad y ese cuento tan cliché que ya nos sabemos de memoria.

Y pues no pude llegar a otra conclusión que los hombres solo se casan por puro pretexto social, de pronto pa’ tener con quién acompañarse cuando viejitos o multiplicar el apellido, porque hay cosas que por instinto, naturaleza, o como le quiera llamar, siempre van a primar y es precisamente, esa “necesidad física” de poder estar/disfrutar de varias mujeres al tiempo. Y sí, puede que mis amigos amen con locura a sus esposas, eso sólo lo saben ellos, pero aún así no son capaces de respetarlas al 100% como ellas se lo merecen. Definitivamente, hay cosas que es mejor no tratar de entender, pero a decir verdad, siempre me generan inquietud.

Aunque no haya sido una experiencia súper agradable, de todos modos fue bueno vivirla, así me voy preparando psicológicamente y creando el discurso respectivo cuando en un futuro mi esposo (si al fin me decido a tenerlo) me venga con el cuentico de “mi amor, hoy es noche de sólo hombres”. ¡Ay Dios! ¡Agárrate muela picá, que lo que viene es cucayo!

votar

Comentarios

  1. Ay Dios... que cosas, yo tmb sigo creyendo que hay unos pocos... poquitos que valen la pena.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¡NO a la lluvia de sobres!

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

O somos...o mejor no somos nada