El Farsante

Todo esto se los digo porque me ha pasado un caso muy curioso en las últimas semanas. Y es que ya mis amigos y personas que en realidad me conocen, prefieren decirme la verdad mil veces antes de tratar de engañarme, porque saben que a final de cuentas, me termino pillando TODO. No sé si será la herencia de mi madre, que es una detective de admirar, mejor dicho, a esa señora no se le escapa una y siempre termina dando con lo que es, pero tal parece que yo poseo ese mismo don. Me considero una detective innata (por eso me ha ido tan bien con mi carrera), me gusta investigar, preguntar, hallar respuestas (aunque muchas veces no sean las que estás esperando), y cuando algo no me es claro, no descanso hasta hallar el origen de la rareza y quedar tranquila con pruebas y argumentos reales.

Resulta que por aquí en el mundo, aún existen esos hombrecitos que creen que las mujeres todavía somos “muy ingenuas” y nos comemos todos los cuenticos que ellos sacan de su paupérrima imaginación, porque ni para un guión de película sirven de lo malo que son.

Por casualidades de la vida, hace poco conocí a un tipito que a simple vista es un hombre normal. Medio simpático físicamente, buen conversador, un bacán completo, es lo que se percibe en una primera impresión. Adentrando en conversación con el sujeto, comenzó a hacer alardes de su “coeficiente intelectual” (que a estas alturas me está claro para qué es lo único que le sirve), que estudió en una universidad extranjera (becado, además), que trabajaba en una importante emisora de la ciudad, que hacía obras sociales a favor de niños muy pobres, que le gustaba andar en sitios con clase, hacía comentarios curiosos y que me causaban cierta gracia, pero en el fondo hubo algo de principio que no me cuadró en el man. Y es que para ser sincera, siempre les he tenido “zeta” a esos hombres que hablan mucho de sí mismos y se alaban más que un pollo; esta clase de hombres me generan una sospecha tremenda, porque los que en realidad tienen motivos para pavonearse NO LO HACEN, así de sencillo. Es mejor que la gente descubra tus cualidades, lo genial que eres, a que tu tengas que estar gritándoselas en la cara y reiterándoselas sin que te pregunten, en serio para mí es algo de muy mal gusto. “Yo soy hijo de Fulano, tengo 500 mil honores en la Harvard, mis cuentas de banco están taqueadas de billete, etc.”. Ese tipo de hombre, no encaja conmigo.

Bueno, en fin, el tipito sacó la excusa de quererme contactar para que lo ayudara con unos proyectos de su “fundación” y me pidió el celular. Yo accedí a dárselo porque ajá, quien sabe, a lo mejor tendría algo interesante y podía sacar ventaja para mis aspiraciones profesionales. ¡ERROR GARRAFAL! A los dos (2) días de haber sucedido el primer encuentro, me llama el sujeto a saludarme ¡ahhh tan amable él! ¬¬ y luego, volvió a llamar los días siguientes con el mismo cuentico, ya agregándole frases como “tú que me hiciste que no te sales de mi mente” y otras de ese estilo, y yo como ¡por favor chico, si apenas me has visto un solo día!. Hasta que por fin, llamó un fin de semana a preguntarme qué haría y yo le comuniqué que ya tenía planes con unas amigas y unos amigos, que estaría en un sitio X de la ciudad, a lo que el tipito me va diciendo: yo llego allá.

Y la verdad, por mí no había ningún inconveniente, sinceramente me daba igual. Así que el sujeto llegó y entró en ambiente con mis amistades rápidamente, risas van, risas vienen, y comenzó a contar unas historias que sinceramente solo se las creería su abuelita. Y aquí, fue cuando yo empecé a pensar que no era tan divertido que haya venido, incluso me coloqué muy seria. Aparte de sus historias hiper maravillosas, empezó a “alardear” de los puestos que le estaban ofreciendo a nivel laboral y ese fue su MAYOR ERROR. ¿Cómo se le ocurre a este sujeto ponerse a hablar e inventar situaciones del mundo en el que por mi profesión me desenvuelvo diariamente? ¿Acaso no se ha percatado que yo me conozco a todo ese mundo de medios de comunicación local, donde obtengo la información que quiero, cuando quiero, gracias a mis colegas?

Pero bueno, el tipito siguió aumentando esa bola de nieve de mentiras, saturando mi paciencia, y más, empezó con una melosería y cursilería única, con decirles que según él, hasta poesía y canción me escribió porque yo lo inspiré, ¡UYSCHHHHHHHHH! No mejor dicho, el man pintándome pajaritos en el aire, prometiendo castillos en el cielo, y ese es el punto que no soporto en los hombres: que sean charlatanes, aduladores y embusteros. Pero el man, no tenía ninguna posibilidad conmigo, y menos después que pude darme cuenta de inconsistencias que dijo la primera vez y que resulta que en esta segunda salida ya eran otras, por ejemplo, el primer día dijo que vivía en tal sector de la ciudad y esta vez resulta, que vive en otro. Y así, sucesivamente.

Como yo no me quedo con una, empecé a indagar con amigas que viven por el sector donde efectivamente, sí vive (bien lejos de donde dijo en la primera ocasión) encontrándome con lo que me presentía: estaba ante mí un FARSANTE, del más alto nivel, un tipo acostumbrado a vivir engañando a la gente, tanto que ha estado preso por presentar papeles falsos en ciertas convocatorias de la ciudad y un tutiplén de cargos, que ¡Ay Dios Mío! Me dio fue mucho susto, por saber a la clase de tipo que me estaba exponiendo sin querer. Y seguí investigando al sujeto, y contacté a los supuestos “jefes” que el susodicho pudo haber tenido si en realidad había trabajado en los sitios que había dicho y adivinen, efectivamente, NINGUNO LO CONOCÍA; el director de la emisora donde supuestamente trabajaba me decía “Erika, te juro que ese personaje nunca ha trabajado aquí, ni idea, no lo conozco”. Seguí indagando con el otro medio que supuestamente le había ofrecido una dirección y mis colegas se quedaron con cara de ¡WTF!

Mientras yo hacía mis investigaciones, el muy descarado se atrevió visitar a mi mejor amiga en su trabajo para pedirle empleo “como actividad extralaboral” y no contento con eso, hasta plata prestada le pidió, y no fueron 2.000 pesos sino 50.000 (por Dios, a una persona que había conocido recientemente y sólo había visto una sola vez), a lo que mi amiga generosamente le dijo que sólo podía darle 10.000 porque no contaba con más efectivo. Hasta el son de hoy aún está esperando que se los pague el infeliz ese.

El man siguió llamando y le contestó siempre mi buzón de mensajes. Mi amiga le hizo varios comentarios con respecto a la hoja de vida y ciertos requerimientos legales que se necesitaban, y como el tipo es un FARSANTE, pues por obvias razones, nunca más se apareció por allá. A lo mejor, por fin utilizó su “inteligencia” para otra cosa y cayó en cuenta que había sido descubierto.

Así que hombres, por favor, nunca, pero NUNCA, subestimen la inteligencia de una mujer porque les parezca bonita. Y menos, pongan en tela de juicio mi astucia, que de esa, tengo altas dosis hasta pa’ regalar. No acostumbro a tragarle entero a NADIE, gracias a Dios mi sexto sentido está bien finito y suelo darme cuenta de las cosas mucho antes que los mismos implicados me las comenten. Y bueno, por lo menos a ese tipito le figuró inventarse otra profesión con la que seguir engañando a incautas que sí caen en su jueguito, porque lo que es el campo de los medios de comunicación y periodismo de la ciudad, quedó boleteado y apuntado en lista negra. ¡PA’ QUE RESPETE! Es que muchos no alcanzan ni a imaginar, con quién se meten en realidad. Y el que a mí me miente, en enemigo se convierte. Y como enemiga, pequeña sí no soy.

votar

Comentarios

  1. De farsantes esta lleno el mundo, pero aun no veo la relación entre coger un mentiroso y ser mujer. Un hombre inteligente tambien se hubiera dado cuenta y tambien hay muchisimas mujeres farsantes. De hecho, solo es mirar Twitter y hay de los unos y de los otros.

    ResponderEliminar
  2. Simplemente, estoy contando mi experiencia. A lo mejor un hombre inteligente se hubiese podido dar cuenta, pero no estoy hablando de nadie más, sino de mí misma, y yo soy una mujer, por lo tanto hago referencia a los hombres que se la pasan tratando de engañar a las mujeres, creyendo que muchas somos ingenuas y no saben cuan engañados están. Y por supuesto que este mundo está lleno de farsantes de ambos bandos, pero en este caso vuelvo y repito, es un caso que me pasó a mí y simplemente lo estoy relatando.

    ResponderEliminar
  3. Si una cosa tengo clara en este mundo, es simplemente que una mujer viene a este mundo con equipo integrado de espionaje, nunca subestimare a una mujer, siempre las tengo como un escalon arriba de la evolucion y no soy lambon, ni adulador, simplemente sincero.
    Saludos Erika, rato sin pasar por aqui, celebro que sigas escribiendo con ese estilo tan tuyo.

    ResponderEliminar
  4. Tu lo que estas es salaaa... echate un baño de alguna vaina .. saludos .. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. buenisimo post.
    me recordo una anecdota que lei.
    tiempo atras...mucho. el conde Lustig era el mayor farsante de las epoas.
    tan astuto que luego haber enganado a un grupo de personas volvia a repetir la misma historia con otros de clase alta.
    Se dice que una vez reunio a un grupo de burocratas y demas y en eran inversores. Siempre por semana tenian debates de cual seria su proxima compra y demas. Pues en esa ocasion Lusting les dijo que la torr Eiffel estaba en venta. Tan grande era su mentira y farsa que era imposible creer que no fuera cierto. Pues quien la decidio comprar y entrego su dinero, al dudar Lustig elimo sus dudas al subir el precio aun mas mencionando q habia otro comprador. En conclusion luego se vio en farza pero tan avergonzado no podia acusarlo porque quedaria en evidencia el hecho que fue enganado de tal forma. Que verhguenza en frente del pueblo. En fin, esto nos indica q a lo largo del tiempo han existido y aun existen infinidad de farsantes y mentirosos hombres y mujeres tambien. Dejarse llevar porla imagen es el peor error y mas aun confiar 100 % en alguien, palabras van y vienen mas bien vamos a los hechos. Para identificar tambien...se sabe Alguien que tiene no necesita ostentar. Simplemente es sencillo por la vida. LOVE Y HUGS!!!!!!!!!!!!!! oxoxoxox

    ResponderEliminar
  6. "en el mucho hablar hay pecado..." Detesto los hombres que hablan demasiado de sí para impresionar...Terminan siendo un monton de barrabasadas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¡NO a la lluvia de sobres!

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

O somos...o mejor no somos nada