Detalles...



Hay un tema que tengo que tocar porque en serio ya tengo “piquiña”, los dedos están que se escriben, la lengua que se habla, pero es justo y necesario que lo haga.
Por experiencia propia y por situaciones que diariamente presencio en la vida de mis amigas, tengo que “jalarles las orejas” literalmente a los hombres, por esa cuestión que a las mujeres TANTO nos encanta y que a ustedes caballeros se les está escapando por completo de su manual de conquista y mantenimiento del amor, de la pasión, etc. Hablo exactamente de LOS DETALLES.
Si hay una cosa que nos MATE a la mayoría de las mujeres (porque hay un cierto sector al que no le incluyeron el chip de “jodonas consentidas”) son LOS DETALLES. Sí señores, a las mujeres nos encanta que nos sorprendan, y OJO, no nos referimos exactamente a regalos materiales, porque está comprobado que los detalles más sencillos son los que más enamoran, los que más traman, mejor dicho, usted puede estar “limpio” pero le aseguro que con un poco de creatividad, unas palabras bien lindas, con una llamada, un mensaje de texto, un correo, una postal, etc., le alegrará la vida a esa mujercita.
Pero resulta que los caballeros se vuelven TAN CONFIADOS, no pues, ya a esta vieja la tengo en mis manos, nadie me la va a quitar, ella es mía (terrible esto con los posesivos), y es en esta auto-confianza exagerada en donde está el peligro. Entonces, si antes eran los más amorosos y tenían cualquier cantidad de detalles, pues claro, es que como todos, cuando quieren conseguir “el trofeo” hacen hasta lo imposible, una vez conseguido, se les olvida como mantenerlo, y ¡PILAS!, que si a ustedes no los amarra nadie, a nosotras tampoco.
Entonces, todo se vuelve tan monótono y aburrido, y como ya sabrán la rutina es la peor enemiga de las relaciones y que hartera andar con un hombre que ya hasta se le olvidó decirte lo linda que te ves hoy, que no se ingenie nuevos planes, y en el peor de los casos, que te toque a ti ser la que siempre tome la batuta de la creatividad e invente cosas para “avivar el fuego” que si fuera por este señor hace rato estuviera extinto.
No, en serio, como les decía, a una gran mayoría de las mujeres nos gusta que nos consientan mucho, tampoco la melosería y el empalagamiento así súper exagerado, porque tiende a hastiar, y ahí está el truco, en saber mantener un nivel medio de dulzura, ni muy alto que empalague, ni muy bajo que genere una relación insípida. Porque les cuento, que ya he visto varios casos, donde por descuidar esa parte tan importante en la relación, como son los detalles, muchas parejas que llevaban años de noviazgo, terminan en NADA, y todo ¿por qué? Porque el caballero pensó que solo sembrando ya tenía lista la cosecha y se olvido de regarla y cuidarla.
Claro, cada quien tiene su manera de expresar esos detalles en sus relaciones. Hay parejas que por su forma de ser no los necesitan, pero no son todas. A la mayoría de mis amigas, les encantan las sorpresas, que las llamen y les pongan canciones o les digan palabras bonitas, es que tienen que ver la cara de ponqué que colocan cuando les llega un mensaje de texto del susodicho con una frase tan simple como un “Te quiero mucho”, pero el efecto que causa es sorprendente, de verdad, caballeros ustedes no alcanzan a imaginar la magnitud, el impacto de estos “pequeños detalles”.
Por mi parte, yo soy una romántica empedernida y ustedes ya lo saben, la niña del mundito rosa. Y esos detalles a mí me matan, que me dediquen canciones, que los sms, que el correo, mejor dicho, mensajes en todas las formas y colores, que me inviten a salir o que me armen cualquier plan sencillo pero con esas sorpresitas que te dejan ¡WOW!, mejor dicho, que uno sienta que de verdad es importante para la otra persona, que se note el interés, no que somos novios, esposos, andamos juntos, vivimos juntos, tenemos sexo y listo, ya está. ¡NOOOO! Hay que buscar la manera de mantener la pasión, la atracción, de enamorarnos cada día más, y es una tarea mutua, porque a ver, no es exclusivo de los hombres, pero por lo general, son ellos los que pierden el norte y se duermen en los laureles.
Así que mujeres, por favor, sigan manteniendo los detalles con sus parejas, sorpréndalos con cenas, jueguitos eróticos, mensajitos insinuadores, sesiones de masajes caseros, en serio, pongan a volar la imaginación. Y HOMBRES, voy a utilizar la estrofa de una canción de Alejandro Fernández que tiene claro como es esta cuestión, para decirles, recordarles “Mátalas con una sobredosis de ternura, asfíxialas con besos y dulzuras, contágialas de todas tus locuras. Mátalas con flores con canciones no les falles QUE NO HAY MUJER EN ESTE MUNDO QUE PUEDA RESISTIRSE A LOS DETALLES”.


votar

Comentarios

  1. bueno y los detalles de las mujeres a los manes? a ellos también les gusta que los matemos!

    ResponderEliminar
  2. Tienes una redacción maravillosa, insisto sabes lo que haces, dices y piensas.... Excelente post y que te digo se a lo que te refieres con los detalles, llevo casi un año y que casualidad que cuando nos casamos a mi marido... Ya se le olvidan los detalles," por que ya consiguió tener el trofeo" a comparación de cuando éramos novios, mi pregunta la mujer no siempre estará

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¡NO a la lluvia de sobres!

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

O somos...o mejor no somos nada