De esas cosas de Dios...


Parece que la musa de la inspiración ya no viene a visitarme tan seguido. Y esto se ha visto reflejado en este blog, mi espacio adorado donde publico mil y un tonterías que a muchos de ustedes les fastidia (pero aún así de masoquistas vienen y las leen), a otros les encantan y a muchos otros les da igual. En fin, parece que las letras y las palabras están jugando a las escondidas conmigo y no se dejan encontrar o tal vez me he escondido tan lejanamente que ellas tampoco me encuentran.

Pero hoy, como en otras ocasiones, estoy escribiendo porque tengo algo atorado en la garganta, un nudo que a duras penas me deja tragar y respirar. Esta sensación terrible que solo escribiendo siento que se aliviana un poco. Y aquí estoy.

Llegó el mes de septiembre y con él, los últimos 4 meses del año, el combo de los BRE y como ya hemos escuchado cientos de millones de veces por la radio, leído en el Facebook y en el Twitter: ¡ESTA VAINA SE ACABÓ! Y empieza la mayoría de la gente a hacer balances de lo que ha sido el año y de cómo les gustaría que terminara. Y sinceramente, yo preferiría no hacerlo, no este año. El 2010 no puedo decir que ha sido un año maravilloso para mí, no hasta ahora, y aunque muchos pensarán que puedo ser desagradecida porque me han sucedido cosas chéveres, sinceramente yo deseo con todas mis ansias que este año se acabe rápido. Y créanme, tengo mis razones, y como dicen por ahí, yo me entiendo.

Sin embargo, a pesar de todas las tristezas y dificultades por las que me ha tocado atravesar este año, doy infinitas gracias a Dios porque de cada una he aprendido algo, lo suficiente como para darme cuenta que la vida es bella aunque muchas veces mi mundito rosa se decolore. Bien lo dicen a menudo mis amigos “lo que no te mata, te hace más fuerte” y por más que he sentido desfallecer en ciertos momentos, que siento que la vida me es injusta, que me he quedado sin gasolina para continuar el camino, que el mundo confabula en mi contra y todo me sale al revés, que me he sentido tan pero tan sola y perdida como una aguja en el desierto, siempre encuentro esa salida, siempre aparece esa luz que me ilumina y me invita a continuar, a no decaer ante las adversidades, a luchar y vencer, a vivir cada día haciendo borrón y cuenta nueva, y esa fuerza me la da DIOS.

Oye Erika, ¿y es qué tú ahora te metiste a “aleluya”? No. Sigo siendo la misma católica, creyente, para nada fanática, pero siempre reconociendo las bondades de Dios en mi vida. Y a pesar, de que yo sienta que este no ha sido el mejor año para mí, tengo claro que por algo me sucede cada cosa, Dios es tan sabio que sabe como maneja sus cosas y por qué nos pone tantas pruebas en el camino, el reto entonces está en nosotros, en saber utilizar la inteligencia y todas las herramientas que Él nos regaló, para salir adelante y triunfar ante los problemas. Hay cosas que no se solucionan de buenas a primeras, pero el tiempo es ese gran amigo que repara heridas aunque no desaparezca las cicatrices, es cuestión de saberlo tener a nuestro favor.

Si usted no cree en Dios, ese es su problema, usted tiene derecho a creer en sus propias convicciones. Pero le cuento que yo SÍ CREO en mi Dios, y aunque no lo vea, ni lo pueda tocar, LO SIENTO, y lo veo reflejado en cada acto de mi vida, porque a Él encomiendo todas mis actividades cotidianas, las de mi familia, amigos y personas allegadas. Por eso me alegra enormemente, enterarme de las bendiciones que el regala diariamente a quienes amo, estimo y quiero profundamente; bendiciones en forma de trabajos, nuevas oportunidades, mayores ingresos, conformación de nuevos hogares, llegada de nuevos miembros a una familia, relaciones que se consolidan, nuevos amores, logros que se alcanzan, en fin, tantas formas de la manifestación divina que me invitan a seguir creyendo en que aunque tenemos todas las capacidades para sobrevivir y salir adelante por nosotros mismos, sí necesitamos y recibimos esa ayuda celestial y máxima de nuestro Creador, que nos ayuda a cumplir nuestro propósitos en este mundo.

Es increíble. Pero el nudo en la garganta ha desaparecido como por arte de magia. Y estoy bañada de una tranquilidad asombrosa. Y tengo que confesar, que muchas cosas que me han sucedido en este 2010 hicieron que por una época perdiera esa tranquilidad de la que siempre había gozado, pero ahora, a estas alturas, siento que la he recuperado de nuevo, porque he aceptado las cosas como Dios me las quiso mostrar y confío en la voluntad divina. Insisto, hay una razón por la que cosas y personas de tu pasado, no estarán en tu futuro. Todo está fríamente calculado.

Lamento mucho a los que aburrí con este post “tan religioso”, pero se me hizo necesario aflorar esos sentimientos que llevo aquí en mi corazoncito y que las personas que me conocen, saben que siempre he tenido: mi incondicional amor a Dios. Y sobre todo, porque gracias a Él he sentido que mi vida poco a poco va recobrando el sentido perdido. Sólo puedo decirles, Dios está haciendo cosas maravillosas en mi vida, espero que en las suyas las bendiciones nunca falten, pero sobre todo, déjenlo entrar en sus corazones, y así podrán maravillarse de todas las cosas que Él tiene preparadas para ustedes. Dios los bendiga siempre. Amén.



votar

Comentarios

  1. Escribes muy bien. Excelentemente redactado este post. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Dios siempre es nuestra fortaleza. Y todas las cosas que nos pasan es para bien (como dice Alex Campos en el Taller del Maestro, nosotros somos moldeados por nuestro creador). Y lo más importante, aceptemos a Jesús como Señor y Salvador de nuestras vidas. Amen

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias por las bendiciones atraves de este post!!!
    me alegra que Dios este haciendo cosas maravillosas en tu vida!!
    Ojala todos lo dejaran entrar en sus corazones y se dieran cuenta del maravilloso poder que tiene de cambiar las cosas de nuestra vida!!!
    Dios es mi fortaleza y mi guia.
    Saludos...lindo post!!

    ResponderEliminar
  4. Hermoso nena!! :) "no ha sido el mejor año para mí, tengo claro que por algo me sucede cada cosa, Dios es tan sabio que sabe como maneja sus cosas"

    ResponderEliminar
  5. Excelente, me gusta mucho como escribes!!! =)soy mary alex=)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¡NO a la lluvia de sobres!

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

O somos...o mejor no somos nada