La sonrisa que no pude regalar...


Hoy es uno de esos días en los que amaneces sin amanecer. En el que abre los ojos cuando de verdad hubiese sido mejor que se quedaran cerrados. En los que un suspiro profundo no tiene ningún efecto. Uno de esos días en que andas como una especie de zombie deambulando por la vida, una vida que justo hoy sientes extraña, como si no te perteneciera, una vida que está lejos de ser lo que quieres vivir.

El nudo en la garganta no se ha ido y creo que permanecerá ahí por un tiempo más, cortando todo intento de habla. Y es que de verdad, no tengo ganas de hablar, de nada ni de nadie. Las palabras hacen huelga en el pecho y se siente una presión horrible. O ¿serán los sentimientos aprisionados que gritan con demencia que los dejen salir, que los dejen ser libres?

La comida no tiene sabor, o al menos yo no se lo siento. Tal vez, porque mi vida está desabrida y así sentiré cada cosa que pruebe. Es más, ¿qué será eso de hambre? Creo que tengo mucho tiempo sin saberlo, la inapetencia es mi mejor amiga al igual que esta gastritis egoísta que no quiere dejar mi estómago.

Y es mejor no hablar del corazón. Es mejor dejarlo quieto. Está convaleciente. Se ha alimentado de falsas ilusiones y eso lo intoxicó. Ahora está en proceso de recuperación, lento pero seguro. ¡Pobre corazón! No es la primera vez que le pasa. Tiene que ser más cuidadoso y selectivo con aquello que cree y siente recibir, parece que le cuesta leer las etiquetas, las contraindicaciones, los efectos secundarios, habrá que colocarle unas gafas para que nunca más se quede ciego, porque “de nada vale que los ojos vean, si el corazón está ciego”.

La mente. Está elevada. Piensa en 10 mil cosas al tiempo, arma rompecabezas absurdos, tiene un trabalenguas de recuerdos, no quiere pensar más, no quiere procesar ninguna información. Está en huelga. Y de paso, se va a molestar al pobre corazón, a hacerle reclamos pendejos por cosas que ni ella misma fue capaz de pensar, de contrariar. Así es la mente, como siempre cree tener la razón, pero definitivamente, su dueña (que parece ya no serlo) poca atención le presta. Ella no está en este mundo, aunque su presencia en el tiempo y en el espacio digan lo contrario. Pero lo cierto es que no está, no tiene motivos para quedarse. No en estos momentos.

Los ojos podríamos compararlos con el mar Caribe. No por lo azules, pero si por lo grandes y por el agua que tienen dentro, esas que la mamá y el resto de la gente llaman “lágrimas”. Sí, esa agua que sale de los ojos recorre las mejillas en cantidad, llega hasta la comisura de los labios, y deja sentir lo salado de la situación. Parece que el generador de lágrimas está dañado. Las lágrimas se están derramando continuamente sin pausa. Habrá que llamar al “lagrimero” (una especie de plomero pero de lágrimas) para que arregle ese daño, aunque la mamá dice que eso se arregla solito. Habrá que esperar.

Me han pedido que regale una sonrisa. Es que ¿acaso se nota mucho en mi rostro que la tristeza ha venido a visitarme nuevamente? Traté de realizar el gesto, pero no pude. Los labios no se quieren mover, mi rostro está congelado. Sonrisa que siempre me acompañas, ¿podrías hacer un esfuerzo y dejarte ver el día de hoy? Parece que se ha ido. No atiende al llamado. Lo siento. Hoy no puedo regalar esa sonrisa que pides, hoy tiene miedo de nacer. O tal vez, ¿será que la mataron para siempre? No creo que para siempre, pero al menos por hoy no ha podido salir, no ha podido hacer, por mucho esfuerzo sobrenatural que realice.

Estoy escribiendo. Creo que las manos están tratando de plasmar lo que siente el resto del cuerpo, especialmente, lo que pasa en la mente y el corazón. Algo le preocupa a las manos. Sienten como si el corazón no latiera, pero muy en el fondo saben que sí está ahí, solo que latiendo muy bajito para que no lo sientan, está convaleciente al fin y al cabo.

¿De quién es la culpa? Lo siento, no hay culpables. Uno no puede pasarse toda la vida buscándole culpables a todo lo que nos pasa. En ese caso (algo contradictorio), me declaro culpable por todos los cargos que me quieran imputar, y si me condenan a la pena de muerte me da lo mismo, es igual, al fin y al cabo, así es como me siento en estos momentos. Pero no te preocupes, te prometo que cuando nos veamos, te regalo la sonrisa que tanto me pediste, porque siempre tendré más motivos para sonreír que para seguir siendo la mejor amiga de la tristeza y de la soledad.

Comentarios

  1. Lo q no te destruye te hace mas fuerte, mírame a mi! aquí estoy, luchando por sacar a mi hija adelante así se me caiga el mundo encima. así q animo mi comadre hermosa! te adoro!

    ResponderEliminar
  2. Sólo espero que las cosas para ti mejoren. Al final del día uno queda solo y debe pensar en poner los pies firmes sobre la tierra: el amor y esas cosas es mejor llevarlos con calma, pensarlo dos veces y no regalar una sonrisa y ánimo a todo el que se aparece. Puedes hacerlo mucho mejor, tienes todo para hacerlo, reinvéntate, piénsalo nuevamente... otra actitud cambiaría todo lo que piensas en este mismo instante.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, me he sentido así, es horrible, pero pasa, tu lo sabes, y la mejor manera de dejarlo pasar y hacer que el corazón sane es esta, escribir, hacer catarsis con las letras y hacer que la tristeza se diluya entre las líneas y que las lágrimas se vayan todas escurriendo hasta el corazón, para sanarlo, para calentarlo, para recordarle que no está solo y que todas las penas algún día se iran.

    Y sonrie, por lo menos trata, al principio será muy duro y desagradable, pero le cogerás el gusto y cuando menos lo esperes te darás cuenta de que has vuelto a ser feliz.

    Lindo post!

    ResponderEliminar
  4. Trippie Girl: Así es mi Caro...! Pa' lante...! Yo también te adoro mucho...! :)

    Anónimo: Eso es! Cambio de actitud! Ya está...! ;)

    Maya: Gracias por tu comentario. Y seguro que sí, el secreto está en seguir intentando hasta lograrlo...ahí vamos, espero escribir muy pronto un post donde les cuente cómo me siento en el momento feliz...! ;)

    ResponderEliminar
  5. comaaaaaaaa vengase por aca, q con una comida si no le arreglo el corazon por lo menos le embolato la gastritis ^^

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja compaeee...voy pa' esa!jajajajajaja...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario es cariño...

Entradas populares de este blog

¡NO a la lluvia de sobres!

¿Competir por ‘amor’? No, gracias…paso.

O somos...o mejor no somos nada